Coches Segunda Mano

Los amortiguadores



  Opciones

* Anunciar gratis coches
en venta
  -
* Profesionales del
Mercado de Ocasión
  -
* Buscar coches por
múltiples criterios
  -
* Utilidades
  -
  Otras búsquedas de coches predefinidas
* Buscar coches marca   - * Buscar coches Provincia   - * Buscar coche CCAA   - * Buscar coches baratos   - * Coches seminuevos
   kilómetro cero
  -

    El sistema de suspensión de un vehículo se encarga de controlar el comportamiento de las ruedas en contacto con la carretera. Dentro de este sistema la parte más importante son los amortiguadores. Estos proporcionan seguridad, estabilidad y confort durante la conducción, al tratar de anular todas las oscilaciones horizontales y verticales del automóvil.
    L
a función mas importante de los amortiguadores es mantener las ruedas siempre en contacto con la carretera de tal manera que se aumente la adherencia a esta y se asegure una mayor maniobrabilidad, un completo control de la dirección y una menor distancia y mejor respuesta de las operaciones de frenado. Cuando las ruedas de un coche no tocan la carretera se produce comportamientos indeseables y peligrosos del vehículo.
    Un amortiguador rígido reduce el confort pero aumenta la estabilidad y control del coche, por el contrario, uno blando mejora el confort pero reduce la estabilidad y el control. Por ello, la mayoría de fabricante buscan un equilibrio entre estas dos variables.

    A medida que pasa el tiempo y se usa el vehículos los amortiguadores se desgastan y pierden sus prestaciones iniciales aumentando la inseguridad en la conducción. Cuando esto ocurre la conducción se torna insegura. La vida media útil de los neumáticos está entre los  80.000 y los 100.000 kilómetros, aunque este número de kilómetros depende de la forma de conducción, del estado del vehículo y de los neumáticos, de la calidad y características de los amortiguadores, de la carga a la que se somete el vehículo y de las características de las carreteras donde se han hecho esos kilómetros, entre otros factores. En todo caso, es aconsejable revisar siempre los amortiguadores cada 20.000 kilómetros o al menos una vez al año si no se alcanza esa cifra de kilometraje por año.
    Salvo algunas excepciones, los amortiguadores no pueden ser reparados y la única solución cuando han perdido sus prestaciones es la sustitución.

    El mayor problema con el que nos encontramos es que este desgaste es difícilmente observable, y según diversos estudios el conductor se va habituando de forma inconsciente a las nuevas malas condiciones de los amortiguadores por lo que prácticamente nunca detecta este desgaste.
    Lo más aconsejable es acudir a un taller especializado a realizar las revisiones, pero existen algunos trucos e indicadores que pueden ayudarnos a hacernos una idea orientativa del grado de desgaste de los amortiguadores. Algunos;
    - si presionar la carrocería del coche hacia abajo y soltarla el amortiguador oscila más de una vez; debe recuperar su    posición inicial de forma inmediata, sin rebotes
    - si al pasar por un bache, en curvas o con vientos fuertes el coche  se balancea lateralmente como una barca
    - un desgaste irregular del los neumáticos
    - excesiva vibración del volante y ruidos al rodar
    - frenados irregulares
    - observando de forma directa el amortiguador podemos buscar manchas o señales de liquido (normalmente aceite) para detectar fugas de líquido o gas; roturas, rayones, etc.

    Algunas de las consecuencia de una conducción con amortiguadores en mal estado son las siguientes;
    -
Incremento de la distancia de frenado. La frenada se vuelve inestable.
    - Si pierde adherencia en las curvas y aparece una mayor la inestabilidad en la dirección.
    - Perdida de eficacia en sistemas como el ABS, ESP, etc.
    - Desgaste irregular y prematura de los neumáticos, deterioro de la dirección y de la suspensión de vehículo.
    - Pérdida de confort del conductor y de los pasajeros, y esto se traduce en una conducción más cansada.
    - En caso de lluvia el riesgo de "aquaplaning" aparece a una menor velocidad y la probabilidad de derrapar aumenta considerablemente.
    - Las oscilaciones provocan que la carrocería se balance, y en la conducción nocturna, también lo hará la luz que emiten nuestros faros reduciéndose nuestra visibilidad y pudiendo deslumbrar a los conductores que circulan en sentido contrario.

    Todo lo expuesto se agrava en situaciones extremas; giros bruscos de dirección para evitar obstáculos, lluvia copiosa, nieve, barro, al arrastrar remolques o caravanas, frenadas de emergencia, etc. 

Volver a Partes del Motor

Otros Links:

http://www.marca.com/edicion/noticia/0,2458,229488,00.html

http://www.carbi.net/tecnica/newpage10.html

http://www.el-mundo.es/motor/99/MV125/MV125analisis.html

http://www.renault-18.com.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=16

http://www.zfsachs.com.mx/owx_42_28659_22_9_12_00000000000000.html

 



Información facilitada por el buscador Coches de Segunda Mano punto NET